Sobre Babesia

La Babesiosis está causada por un parásito intraeritrocitario. La Babesia Microti es una de las infecciones parasitarias mas comunes en todo el mundo en organismos de vida libre, con una prevalencia solo menor a las infecciones tripanosomas.
Imagen: © Con el permiso de Alan MacDonald MD, USA

Los organismos tipo plasmodium con forma de pera fueron detectados por primera vez en 1888, por Víctor Babes, en el ganado que sufría de hemoglobinuria febril. Se han descrito cerca de 100 especies dentro del género Babesia, de las cuales varias son capaces de infectar a los seres humanos. La Babesiosis humana es una enfermedad emergente, transmitida por garrapatas y potencialmente mortal, causada principalmente por la Babesia Microti aunque también se han registrado infecciones humanas por Babesia divergens, Babesia duncani, Babesia Gibsonii, Babesia WA1 y CA1. La prevalencia de la infección por Babesia Microti varía dependiendo de la región geográfica. En los últimos 30 años, en los Estados Unidos, se ha visto un incremento en el número de casos confirmados de Babesiosis, probablemente debido a un aumento en el número de ciervos y además agravado por el aumento de actividades al aire libre. La CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) confirmó la endemicidad de la Babesiosis en el estado de Nueva Jersey, EEUU. Además, se han registrado un número significativo de casos confirmados de Babesiosis en Washington, California, Missouri y Connecticut. En contraste con los frecuentes informes de Babesiosis en los Estados Unidos, en Europa solo hay algunos informes esporádicos con seroprevalencias que van desde el 4 % al 13 %.

Pruebas disponibles para Babesia

EliSpot

Babesia microti EliSpot
(2x tubo ACD/CPDA)

IFT, ELISA, Immunoblot

Anticuerpos IgG/IgM contra la Babesia
(1x tubo de suero/SST)

PCR

Babesia-DNA-PCR en sangre
(2x tubo EDTA)

Análisis de garrapatas

Babesia-DNA-PCR
(de la garrapata)

Bacteria:

Babesia microti, Babesia divergens, Babesia duncani, Babesia WA1 (parásito intracelular en los eritrocitos)

Vectores / Transmisión:

Ixodes ricinus (garrapata de las ovejas), Ixodes scapularis (garrapata de los ciervos), transfusión de sangre (de humano a humano)

Huéspedes:

animales de caza (ej. ciervos), animales domésticos, humanos

Síntomas (tiempo de incubación: desde 5 días hasta 9 semanas):

Inicio rápido de la enfermedad, con fiebres altas, escalofríos, dolor de cabeza (que puede ser severo o ligero, que engloba la totalidad de la cabeza y que es descrito como si la cabeza estuviera entre un tornillo de banco) sudores (normalmente nocturnos pero también pueden ocurrir durante el día), fatiga (que empeora tras el ejercicio), falta de aire, disnea, necesidad de suspirar y respirar profundamente, tos seca sin razón aparente, rigidez de cuello, nausea, disminución del apetito, cansancio, sensación de debilidad, agotamiento permanente que empeora aun mas con el estrés, mareos, anemia hemolítica, hemoglobinuria, pocas veces se observa hepatosplenomegalia, dolores musculares, dolores articulares, parestesias, embotamiento mental y ralentización del tiempo de reacción y respuesta, hipercoagulación, dolor de estómago, dolor abdominal, labilidad emocional, “atontamiento mental”, problemas en los riñones, síntomas gripales

Factores de riesgo:

Picaduras de garrapatas, transfusiones, esplenectomía, VIH, supresión inmune (niños), trasplante de órganos, personas mayores